May

May (May, 2002, USA)
Dirección: Lucky McKee
Guión: Lucky McKee
Música: Potente, por Jaye Barnes-Luckett y un montón de grupos punk-rock indies como The kelly Deal 6000, The Breeders o Alien Tempo experiment 13
Género: Pues una mezcla entre "Amelie" de Jean Pierre-Jeunet y "Mil gritos tiene la noche" del recientemente fallecido Juan Piquer Simón
Intérpretes: Angela Bettis (maravillosa), Jeremy Sisto (salió en "A dos metros bajo tierra") y Anna Faris (que se hizo famosa con películas de humor descerebrado como "Scary Movie")
Sinopsis: May es una muchacha muy especial: es dulce, es tímida, es sincera y lo único que realmente quiere es lo que nunca tuvo: la amistad verdadera. Acomplejada desde la niñez por un ojo vago y por la cabrona de su madre que era superprotectora, su única compañera ha sido siempre una muñeca horrorosa encerrada en una caja de cristal. Pero May ya tiene una edad en la que quiere tener amigos de carne y hueso con derecho a roce y por ahí cerca conoce a un chaval mecánico llamado Adam que es fan de Dario Argento y tiene unas manos muy bonitas. Además, May tiene una compañera de trabajo llamada Polly que es un poco promiscua y constantemente la está invitando a su casa para enseñarle su dormitorio. Pero ni Adam, ni Polly ni el mundo entero están preparados para la sinceridad de May, que en su inocencia abre su corazón para amar y ser amada y sólo recibe a cambio incomprensión, rechazo y burla. Pero May es mu cabezona y va a conseguir un amigo cueste lo que cueste.

Ahora mismo vas a coger un lápiz y un cacho de papel, te vas a apuntar el título de la película y la vas a conseguir sea como sea, porque "May", del director Lucky McKee, es un peliculón como una catedral, una maravilla de película humana y una obra maestra del cine de género. Inclasificable en sí misma y como toda gran obra maestra, "May" es capaz de hacerte reír, de hacerte llorar, de asustarte, de estremecerte, de horrorizarte, de impactarte y de hacerte cerrar los ojos para no ver lo que va a pasar a continuación. Auténtica joya oculta del cine de terror, "May" es uno de esos film de culto desconocidos por el gran público pero con toda una legión de seguidores incondicionales que cuando la vieron se quedaron (nos quedamos) flipados porque el film derrocha genialidad por los cuatro costados. Y dicha genialidad no reside precisamente en la originalidad de la historia que cuenta (cuya influencia clara es "Carrie" o cualquier otra peli de miedo donde salga una muchacha inadaptada social a la que le falte un hervor y que un buen día decide vengarse de la sociedad que tanto la ha puteado) sino por su genial puesta en escena, su impactante y conmovedora mezcla de imagen y música y, sobre todo, por su increíble actriz protagonista, Angela Bettis, que ella solita lleva todo el peso de la película y además lo hace estupendamente.
El ritmo narrativo de "May" no es para nada convencional. La película posee una estructura ágil y dinámica que aporta entretenimiento aunque la trama avance muy lentamente. De hecho, la película da la sensación de que es terriblemente corta (y eso que dura más de hora y media) ya que el director ignora el tradicional esquema de planteamiento, nudo y desenlace para plasmar una historia que no tiene ni principio ni final, como la vida misma, narrando las vivencias de May con una frescura y una heterodoxia que te pilla por sorpresa. De hecho, buena parte de la película podría estar dentro del género de la comedia romántica (con mucho humor negro, claro), en la que apenas ocurren hechos destacables (al contrario, son las cosas más comunes del mundo). No obstante, la puesta en escena está al servicio del punto de vista de May, en ocasiones optimista, ingenuo y luminoso pero otras veces oscuro, siniestro y demente. Este notable e innovador contraste en la puesta en escena provoca muchas emociones encontradas en el espectador, que a veces está viendo una tierna historia de amor y cuando menos se lo espera ¡Zasca! está montado en una montaña rusa demente y bizarra. Porque la película tiene muchas escenas divertidísimas (como la del Punky cuando descubre la sorpresa del congelador), otras muy tiernas (cuando May y Adam empiezan a gustarse) y unas cuantas horripilantes propias de Saw 80 (la escena del colegio, cuando la caja de cristal se rompe, da mucha dentera y repelús). Para conseguir que estas transiciones resulten convincentes, la música juega un papel fundamental, realzando sensaciones o cortándolas bruscamente. Además, la peli tiene un montón de canciones de grupo indies potentes, que le da un tono muy interesante a la película y conjuga muy bien con el espíritu inconformista y gamberrete de la misma, porque si algo tiene la película es mucho mucho mucho humor negro.
Pero de nada sirve la puesta en escena ni todas las canciones de los 40 principales sin una actriz que consiga dar verosimilitud a un papel tan complejo, y ahí está Angela Bettis en una interpretación de Óscar. El personaje de May es demasiado puro para este mundo tan vil y traicionero. Ella es trasparente y terriblemente sincera sin una pizca de malicia, ya que toda la maldad de la muchacha está recluida en la muñeca encerrada en la caja de cristal. Con la ignorancia de la inocencia, May entregará su corazón totalmente y sin reservas, con el único deseo de ser querida al mismo nivel y en exclusiva. Pero al ser traicionada una y otra vez, la inocencia va desapareciendo y el cristal que recluye su maldad se va resquebrajando hasta que al final la muñeca es libre y saca el cuchillo a pasear. Gracias a Angela Bettis, May es tierna, dulce, encantadora, divertida, demente, siniestra, terrorífica y alucinante. Pocas veces un papel ha sido representado de una forma tan compleja y tan sencilla a la vez.
Como ya dije al principio, el argumento no es demasiado original y a mitad de la película ya se ve venir lo que va a pasar al final. No obstante, el final final es tierno y horroroso a partes iguales, con bastante sangre y un poquito de gore y con un toque de irrealidad que hace posible lo imposible, proporcionándonos un "happy end" que no lo es en absoluto.
Por cierto, y ya que estamos, el escritor argentino José Pablo Feinmann asegura que el guión de la película es un plagio de su novela "el cadáver imposible", donde por lo visto hay similitudes con la escena final del film. La verdad es que no he leído la novela (aunque sí la sinopsis) y si se demuestra que hay plagio (aunque yo no creo que sea plagio sino más bien inspiración), espero que gane la demanda y se lleve la parte que le corresponde. No obstante, y como he dicho anteriormente, la genialidad de la película no reside en su historia ni en la grotesca escena final, sino en la puesta en escena del director y en la estupenda interpretación de Angela Bettis, pero en fin...
...poco más puedo decir. "May" es una película fantástica. Tienes que verla, de verdad...
Aquí os dejo el trailer de la peli, cortesía de UnclesBeans.



A continuación, os pongo dos canciones de la película (si quieres saber más sobre el soundtrack del film, pincha aquí.). La primera canción se titula "when he call me kitty", de The Kelley Deal 6000, cortesía de blablablaporsiempre.



Y a continuación os pongo el espeluznante tema central de la peli, compuesto por Jaye Barnes Luckett, video cortesía de vedraville.

1 comentario: