Donnie Darko

Donnie Darko (Donnie Darko, 2001, USA)
Dirección: Richard Kelly
Productora: Flowers Films
Guión: Richard Kelly
Música: Michael Andrews
Fotografía: Steven Poster
Género: Pues no tengo ni idea, porque la película es más rara que un perro verde. Haciendo un profundo esfuerzo de análisis y concentración, podría decirse que la peli es una mezcla de ciencia-ficción, fantasía teológica, terror psicológico y crítica mordaz de la sociedad norteamericana. Todo depende de cómo te levantes ese día.
Intérpretes: Jake Gyllenhaal, Drew Barrymore, Mary McDonnell, Patrick Swayze, Maggie Gyllenhaal
Sinopsis: Donnie Darko es un chaval que tiene la cabeza fatal: además de andar sonámbulo por los caminos de dios, el tío ve en ocasiones un conejo de metro noventa que le dice, tan guapamente, que el mundo se va a acabar en 28 días y pico. Como Donnie tiene un poquito de esquizofrenia paranoide, todos piensan que lo del conejo son alucinaciones y le dicen al tío que se deje de tonterías y se tome los pastillones de la cabeza de dos en dos. No obstante, una noche, el conejo antropomorfo (que se llama Frank, por cierto) le dice que salga inmediatamente de la casa echando leches, y en ese preciso momento el motor de un avión cae en la habitación de Donnie, espachurrando la cama. "¡Hostias!" dice Darko "el conejo me ha salvado la vida" a lo que Frank responde: "Pues claro, tonto de los cojones. Es que vengo del futuro y sabía que el motor iba a caerte encima. Ahora, ponte las pilas que el mundo se acaba en 28 días y pico" Mmm...¿Será verdad o es que Donnie necesita aumentar la dosis de su medicación?

Cuando te encuentras por la vida con películas como "Donnie Darko" uno no sabe si acaba de ver una obra maestra o una tomadura de pelo. En ocasiones como estas, yo hago caso a Aristóteles, que decía que la virtud está en el término medio, osea, que una miaja de cada cosa. Dicho esto, empecemos con lo malo. Es indudable que todo proyecto de cine independiente posee una carga de inconformismo implícito, más que nada porque narra historias que la gran industria de Hollywood no se atreve a tocar (o si lo hace, le quita toda personalidad). Desgraciadamente, del inconformismo a la pretenciosidad sólo hay un paso y "Donnie Darko" es una película bastante pretenciosa e inflada, que igual para un corto (o varios) hubiera dado mucho de sí, pero para una peli de hora y media se nota bastante la vacuidad de algunos planteamientos, vacío que el director intenta disimular con imágenes bonitas, paradojas temporales y disquisiciones morales que a estas alturas del cuento ya están más que vistos. La influencia de "American Beauty" (Sam Mendes, 1999) es total, sobre todo en ese tono autocrítico del sueño americano y en el concepto erróneo de triunfo que se tiene en las sociedades capitalistas (ahí tenemos al añorado Patrick Swayze, interpretando a un cuentista-filósofo new-age, vendedor de libros de autoayuda con traje y corbata y pervertido en sus ratos libres). La peli pretende analizar también el sistema educativo puritano norteamericano, con escenas sacadas directamente de "El club de los poetas muertos" (Peter Weir, 1989) con Drew Barrymore haciendo de prima-hermana de Robin Williams, que sólo le falta subirse a la mesa y gritar "¡Capitán, oh, mi capitán", pervirtiendo a la juventú con literatura incendiaria y pagando el precio por ello. Y después tenemos una mirada "cómplice" a la adolescencia y su problemática general, con sus inseguridades, sus paranoias, su sexualidad y su acné. Pues bien, estos análisis críticos a la sociedad norteamericana, al sistema educativo y a los ritos adolescentes poseen un nivel de quinto de preescolar, con una profundidad similar a la piscina de los niños chicos, cayendo en planteamientos superficiales y en tópicos mil veces vistos anteriormente, quedando todo muy pretencioso y muy de "cine independiente" pero con más clichés que un episodio de Bill Cosby. Tampoco podemos olvidar el tono conservador que posee la película, propio del partido Demócrata norteamericano, que aunque es menos malo que el partido Republicano de Bush y compañía, defiende una ideología de centro-derecha apoyada en fuertes pilares religiosos. El argumento de la película mezcla sin pudor ciencia y religión, libre albedrío subordinado a la voluntad de dios y a Stephen Hawking con visiones proféticas y mesiánicas. El mensaje de la película bien podría ser éste: "no te preocupes si un agujero de gusano en el espacio provoca el fin del universo, que ahí está dios para mandarnos unas visiones y solucionar la papeleta". Pues no, lo siento, pero yo en el instituto estudié ética, así que no me mezcles conceptos irreconciliables: la ciencia por un lado y las creencias religiosas por otro, y así todos contentos. Otro error bastante molesto (y frecuente) entre los directores que pretenden conectar con la juventud, es dar a algunas de sus escenas una estética de videoclip sacada directamente de alguna serie de televisión de "adolescentes" descerebrados o de un programa de la MTV. Planos secuencias o planos medios a cámara lenta y con una música molona de los 40 principales queda muy bien en la tele, que hay que rellenar todas las semanas 40 minutos de ficción, pero para una película queda fatal.
No obstante, a pesar de todo lo expuesto anteriormente, muchos consideran a "Donnie Darko" una película de culto (yo no, que conste). Y esto es debido a dos cosas: 1º. a la gran fuerza visual que poseen algunas escenas y que generan una atmósfera de irrealidad muy lograda. Y 2º. Porque la película es muy complicada y no la entiende ni dios, y una cosa tan difícil de comprender seguro que tiene que ser buena. La peli tiene elementos de ciencia-ficción con escasa profundidad pero que quedan muy chulos y lo mismo sirven para un roto que para un descosido: paradojas temporales, verborrea pseudocientífica, percepciones extrasensoriales, efectos por ordenador, viajes a través del espacio-tiempo, etc. Bastantes cosas que no tienen una explicación coherente pero que molan mazo.
Y ahora pasemos a lo bueno, que ya toca. Si en algo destaca "Donnie Darko, como ya dije en el párrafo anterior, es en el indudable impacto de la imagen desnuda y en su puesta en escena innovadora. Las escenas son siniestramente bellas, oníricas e incluso surrealistas, con un toque muy "David Lynch", que confiere a la historia una atmósfera de irrealidad sugerente e irresistible. La peli tiene un montón de momentos inconexos, absurdos, surrealistas e ilógicos que te vuelven la cabeza del revés pero que a nivel artístico son geniales, con una estética muy clara y limpia, a tono con el nuevo cine de género, pero muy sombrías y ominosas en el fondo. "Donnie Darko" funciona mejor como película de terror psicológico que como peli de ciencia-ficción y posee muchos elementos de género que potencian ese miedo. Por ejemplo, la carita de loco que pone Jake Gyllenhaal (con esa sonrisa espeluznante) rivaliza con la de Jake Nicholson en "El resplandor" y el horroroso conejo de la suerte tampoco se queda atrás, dando bastante susto y pavor. El miedo a la incertidumbre y al misterio de la cuenta atrás hacia el fin del mundo queda genial, pero desgraciadamente, se ve ensombrecido por toneladas de chorradas pretenciosas para que la gente diga: "oig, desde luego, ésta es una película de autor. Fijo que el "Cahieres du Cinema" le da cinco estrellas". Pero a pesar de sus cosas malas, el núcleo del film es muy bueno y es justo reconocerlo y valorarlo. El film también tiene un fino e ingenioso sentido del humor, pero la mayoría de las veces está encaminado a defender teorías "liberales" (lease de centro-derecha), por lo que se le ve el plumero bastante, pero si es de tu cuerda ideológica, incluso puede que te hagan gracia.
En fin, lector, "Donnie Darko" es una película atípica, misteriosa e interesante, pero con más trampas que una película de Fu-manchú. Para disfrutarla a tope hay que ir separando el grano de la paja, porque paja tiene mucha, pero granos, también.
Aquí os dejo el trailer del film, cortesía de LokyManguito.

3 comentarios:

  1. La tuve que ver dos veces para enterarme de algo. Me parece una película hipnótica a pesar de que en ocasiones, no me entero absolutamente de nada de lo que pasa. Tiene hasta una segunda parte, pero tiene pinta de ser muy cutre.

    Un saludo, buen blog el tuyo

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón en lo del hipnotismo, Juanlu, "Donnie Darko" posee unas imágenes muy perturbadoras y fascinantes, lástima que después la película tira por otros derroteros.
    Muchas gracias por tu comentario y por la valoración de este blog. Saludos.

    ResponderEliminar