Hassenlhoff, David

David Hassenlhoff. Actor, cantante, productor y sex symbol generacional. No me equivoco al señalar que David Hassenhoff es una de las pocas estrellas artísticas que logró triunfar tanto en la década de los 80 como en la de los 90 y pudo conseguir semejante proeza gracias a su talento innato, a sus dotes interpretativas, a su buen ojo comercial y sobre todo a ese cuerpo serrano que no se puede aguantar lo seductor y guapísimo que es el tío, con todo ese pelo en el pecho, ese pelazo exuberante y ese pantalon marca-paquete, está arrebatador el tío.
Como toda gran estrella, ya desde chiquitito sabía que quería dedicarse al mundo del circo y por ello estudió en el instituto de Artes de California, mientras que por las noches trabajaba de camarero en un restaurante de lujo y de aparcacoches, tal como demuestra la foto que pongo aquí abajo.

Pero una tarde un productor se dejó cautivar por esos ojazos azules y le dio un papelito en "Vacaciones en el mar", pero como la belleza de David es tan espectacular, no tardó en conseguir una serie de televisión para él solito. Esta es, por supuesto, El coche fantástico (The Knight Rider) donde interpretaba al sofisticado Michael Knight en una lucha sempiterna contra el crimen, montado en su simpático coche Kit, cuya arma principal era el super-turbo con el que salía volando por esas carreteras de dios. La serie fue un éxito mundial y todo el mundo quería parecerse a Michael Knight, pero desgraciadamente todo lo que sube baja y la serie fue cancelada en 1986. Este fue un momento trágico para David, ya que el pobre estaba más encasillado que Espinete, así que para subsistir, tuvo que vender su apetitosa imagen semidesnuda a revistas de sexualidad ambigua, tal como demuestra la foto de abajo.
Pero David, lejos de rendirse, volcó sus inquietudes artísticas en el mundo de la música, y grabó un disco entero con canciones populares. En América fue un fracaso absoluto y no vendió ni una cinta en una gasolinera de provincias, pero en Alemania fue un éxito total que las muchachas le lanzaban el sujetador en los conciertos y los muchachos los calzoncillos. Y no me extraña, viendo las fotos calientes que el tío ponía en las carátulas de sus discos.
Con todos los millones que había conseguido cantando en Alemania, David decidió hacer otra serie de televisión, pero esta vez quería dejar a un lado la acción sin sentido del coche fantástico y realizar una serie con un mensaje positivo y solidario, donde reflejase la meritoria labor de los socorristas estadounidenses, que todos los días luchan para rescatar a bañistas gilipollas. De esta manera nació "Baywatchers", conocido en España como "Los vigilantes de la playa" y en América como "Los vigilantes de la bahía". Fiel al espíritu filosófico de la serie, David le dio más importancia a las relaciones humanas y al mensaje altruista de la serie, dejando a un lado la acción gratuita y la sexualidad potente. Por eso contrató a varias actrices que poseían unas grandes dotes interpretativas, alejadas completamente del rol de mujer-objeto-sexual.
Y claro, con un mensaje tan bonito la serie fue un éxito total, catapultando a David al panteón de las figuras ilustres de la cultura popular. A partir de aquí David se interesó por la vida sana, tal como demuestra esta foto sacada por su hija a la hora del almuerzo.
Y nada más, chicos y chicas. ¡Esto es un macho macho men y lo demás son cuentos! Aquí os dejo parte de la extensa filmografía de David Hassenlhoff.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada